domingo, 2 de febrero de 2014

Un cuerpo, un Espíritu

Efesios 4:4
un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 

Debemos velar por la unidad del cuerpo que es la iglesia, que fluya en todos los hermanos un mismo Espíritu; como los sonidos de distintos instrumentos de una orquesta, que en conjunto expresan una armoniosa  y hermosa melodía. Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario