domingo, 2 de febrero de 2014

Conduciendonos dignamente

Efesios 4:1
Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados,

No tengo dudas que el Apóstol Pablo se conducía dignamente como un hijo de Dios a pesar de estar preso ¿Cómo nos comportamos nosotros frente a la adversidad? ¿No mostramos muchas veces la hilacha de nuestra vieja naturaleza? Dios nos ayude a ser cada vez más como Cristo. Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario