lunes, 10 de septiembre de 2012

¿Confortamos los Corazones?



Filemon 1:7 
Pues tenemos gran gozo y consolación en tu amor, que por ti, oh hermano, han sido confortados los corazones de los santos. 
¿Pueden decir lo mismo nuestros hermanos, de que por medio nuestro son confortados los corazones del los que padecen? Que el amor de Dios nos impulse cada vez más a obrar en bien de los hermanos y no procurar solamente lo nuestro propio. Amén

Todo el Bien que Tenemos


Filemón 1:6
Para que la participación de tu fe sea eficaz en el conocimiento de todo el bien que está en vosotros por Cristo Jesús.
Que nuestra fe sea cada vez más robusta y eficaz para adquirir conocimiento de todo el bien que tenemos en Cristo Jesús, sabiendo que todas las cosas, aún las malas, operan para  nuestro bien. Que nuestros recursos sean primeramente recurrir a Dios. Amén 

¿Qué se oye de nosotros?


Filemón 1:5
Porque oigo del amor y de la fe que tienes hacia el Señor Jesús, y para con todos los santos… 
En la época de Pablo no existían los medios de comunicación de hoy en día, pero seguramente si alguien hacia algo malo la noticia correría rápidamente y, tal vez no sucedía lo mismo si alguien hacia algo bueno (al menos eso sucede en la actualidad). Pablo podía escribir que oía del amor y la fe de Filemón para con el Señor y  con los hermanos. Si se oyen cosas de nosotros que puedan ser buenas como las de Filemón. Amén

Agradecimiento E Intercesión


Filemón 1:4
Doy gracias a mi Dios, haciendo siempre memoria de ti en mis oraciones… 
Podemos notar nuevamente la actitud de agradecimiento de Pablo y el tener presente en sus oraciones a los hermanos, en este caso a Filemón. Pablo también escribió “Sed imitadores de mi como yo de Cristo” ¿Cuánta falta nos hace imitar al apóstol Pablo en este aspecto? Que podamos agradecer e interceder cada vez más  por los hermanos. Amén