viernes, 8 de junio de 2012

No Amemos al Dinero


1 Timoteo 6:10
Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.
Cuando empezamos a amar el dinero estamos apartándonos del amor que debemos a Dios. No podemos servir a Dios y a las riquezas. Que el dinero no te aparte de la fe. Amén

No Busquemos Enriquecernos


1 Timoteo 6:9
Porque los que quieren enriquecerse caen en la tentación y lazo, en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición;
Querer enriquecerse y codiciar lo que no tenemos nos conduce al afán y ansiedades, y terminamos hundiéndonos en depresiones por qué no conseguimos lo que anhelamos. Si Dios no nos da algo de seguro tiene sus motivos, El sabe mejor que nosotros que es lo que nos conviene, Dios nos ayude a aceptar su soberana voluntad. Amén  

Contentos con lo Necesario


1 Timoteo 6:8
Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.
Contentarnos con el sustento y el abrigo, este texto nos pone en otro enfoque que al que estamos acostumbrados; Como el buscar estar contento por tener un mueble más moderno, un auto más lujoso, u otras cosas materiales, que si no las poseemos nos apesadumbramos. Dios nos ayude a estar contentos con lo que nos provee. Amén

Nada Podremos Sacar de este Mundo


1 Timoteo 6:7
Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.
¡Qué gran verdad! No podemos llevarnos nada de este mundo, por eso no debemos hacernos tesoros en el mundo sino en los cielos, que nuestras metas y ganancias sean las celestiales. Amén