miércoles, 9 de noviembre de 2011

Que Jesucristo sea Glorificado

2 Tesalonicenses 1:12
Para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en El, por la gracia de nuestro Dios y el Señor Jesucristo.
El mundo y nuestro entorno al ver nuestras obras de fe y nuestros propósitos de bondad, Cristo será glorificado en nosotros, y nosotros en El. Todo por gracia de Dios y de Jesucristo, por medio de El somos lo que somos. Que Dios siga obrando en nosotros para ser mas como Cristo. Amen

Dios Cumpla Nuestros Propositos

2 Tesalonicenses 1:11
Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por dignos de su llamamiento, y cumpla todo propósito de bondad y toda obra de fe con su poder…
Podemos ver la oración intercesora de Pablo y los que estaban con él ¿Oramos nosotros los unos por los otros para que Dios nos tenga por dignos de su llamamiento? Dios nos llamo a una vida santa. También para que podamos cumplir los propósitos de bondad ¿De bondad hacia quien? Hacia nuestro prójimo; huérfanos, viudas, por quienes están desprotegidos, etc. tanto materialmente como espiritualmente. Dios puede cumplir toda obra de fe con un propósito bondadoso dentro de su voluntad por que El es poderoso, que no sean nuestras fuerzas sino la de Dios. Amen

Orando por la Evangelizacion

2 Tesalonicenses 3:1-2
Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros, y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe.
Mantengamos como motivo de oración interceder por quienes anunciamos el evangelio, para que Dios habrá puertas y la palabra de Dios corra y sea glorificada, y seamos librados de los peligros que se enfrentan en esta tarea ¿Lo mantendrás en oración? Dios obre en ti para que sea así. Amen

Animandonos y Edificandonos

1 Tesalonicenses 5:11
Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis
A veces caemos en el desanimo, vemos las olas más grandes que al Señor. Dios ponga hermanos en nuestras vidas con quienes animarnos y edificarnos mutuamente ¿Lo estamos haciendo como los tesalonicenses? Dios obre en nosotros para ser de bendición mutua a nuestros hermanos. Amen